El crecimiento del comercio electrónico ha ido en aumento en los últimos tiempos, lo que ha hecho que se hayan incorporado cada vez más y más sectores a las ventas online.

Esto no solo implica más oportunidades, sino también más análisis. Las empresas tienen la labor de comprender qué es lo que los consumidores quieren en ese entorno y cómo se pueden ajustar a ello para posicionarse.

La batalla empieza antes del clic

En internet no es solo lo que pasa cuando el consumidor entra en la web y piensa en comprar en ella, sino que empieza antes y abarca muchos más elementos que lo online. Es fundamental hacer una campaña de comunicación para que los consumidores conozcan a la marca y sus productos y para que empiecen no solo a ser conscientes de su existencia antes de comprar sino también a confiar en ella.

Solo la diferenciación eliminará los problemas de precio

La competencia en términos de precio en internet es bastante elevada y las compañías tienen que ser capaces de posicionarse de un modo mucho más eficiente para anular esa tendencia. Hay que trabajar para crear una identidad de marca que resulte única y diferente y conseguir así que el precio resulte mucho menos relevante.

El poder de las promociones

Las promociones son una poderosa herramienta para atraer a los consumidores que ha sido empleada por todo tipo de empresas y de marcas. En internet, las promociones son mucho más importantes y decisivas, ya que los consumidores las valoran y las buscan mucho más de lo que las buscan y valoran en otros escenarios. Las marcas tienen que saber emplearlas para captar al consumidor y fidelizarlo.

La compra tiene que ser fácil

La compra online no solo tiene que ser simple y sencilla, sino que tiene que estar integrada con muchos otros elementos para que el consumidor tenga lo que busca cuando lo quiere. Permitir hacer listas de la compra o listas de deseos, por ejemplo, son ya cuestiones obligatorias.

Hay que llegar a muchos más públicos, incluso aquellos que se habían olvidado

Internet permite llegar a públicos más de nicho y ofrecer una variedad mucho más amplia de productos. No se está limitado por el espacio, lo que permite ser mucho más variado y llegar a más consumidores. De hecho, es lo que estos esperan.

Usa los datos

La información es crucial, el consumidor está diciendo todo el tiempo cómo quiere consumir y qué quiere comprar, algo que es muy interesante para las marcas y que estas deberían aprovechar para ser mucho más eficientes.